We're sorry but mesimedical.com page doesn't work properly without JavaScript enabled. Please enable it to continue.
MESI logo
MESI logo
  1. Inicio
  2. es
  3. como aumentar l ...

Cómo aumentar la eficacia de la atención geriátrica


LinkedIn icon Twitter icon Facebook icon

La población anciana que necesita atención geriátrica está aumentando en todo el mundo [1]; sin embargo, el número de profesionales médicos disponibles está disminuyendo, con un inminente déficit global de 17 millones de trabajadores sanitarios [2].

como-aumentar-la-eficacia-de-la-atencion-geriatrica

Un gran reto para el personal y los cargos directivos de las residencias de ancianos está relacionado con la logística, ya que realizar un diagnóstico requiere a menudo traslados a las consultas de los médicos de atención primaria o, incluso, a los hospitales para llevar a cabo algunos de los chequeos de diagnóstico más básicos [3]. Esto conlleva un trabajo adicional para el personal de la residencia de ancianos, a lo que también hay que sumar el tiempo que se tarda en llegar al centro de diagnóstico y los costes del traslado. La causa de este problema se limita a los equipos de diagnóstico presentes en las residencias de ancianos y a la distancia física para acudir a la consulta del médico de atención primaria del residente, que siempre es externa.

En este artículo, se tratan los aspectos destacados de las soluciones tecnológicas para realizar mediciones de diagnóstico básicas en la propia residencia de ancianos y compartirlas al instante con el médico de atención primaria o el hospital, lo que se traduce en menos trabajo para el personal, menos costes y un diagnóstico más rápido. El resultado es una atención geriátrica más eficaz y una mayor calidad de vida de los residentes. Las hospitalizaciones son un gran factor de estrés para el residente y sus seres queridos, y deben evitarse si no son necesarias.

En este blog, aprenderá lo siguiente:

¿Cuáles son los retos diagnósticos a los que se enfrentan las residencias de ancianos?

El mayor reto diagnóstico al que se enfrentan las residencias de ancianos en la actualidad son los diagnósticos fragmentados, es decir, diagnósticos que se realizan en una serie de ubicaciones, normalmente para las mediciones más básicas. En el caso de que no esté clara la situación clínica de un residente de un centro geriátrico, empieza a contar el tiempo por dos motivos. En primer lugar, es bastante probable que el médico de atención primaria no esté presente en ese momento. En segundo lugar, aunque esté presente, incluso las herramientas de diagnóstico más básicas no suelen estar disponibles. Por tanto, son bastante frecuentes las hospitalizaciones con fines diagnósticos [3].

Varios estudios muestran que puede evitarse hasta el 35 % de las hospitalizaciones de pacientes de residencias de ancianos. [4]

¿Por qué son un problema las hospitalizaciones innecesarias?

Desde el punto de vista de la salud

Los residentes de los centros geriátricos son una de las poblaciones más vulnerables de la sociedad. Incluso cuando no reciben este tipo de cuidados, las infecciones son una amenaza para las personas mayores porque su sistema inmunitario suele estar más debilitado. Los cambios relacionados con la edad que experimenta la inmunidad innata y adaptativa también pueden dar lugar a una menor capacidad de respuesta de las vacunas, infecciones sistémicas de patógenos (por ejemplo, Listeria) e infecciones latentes reactivadas (por ejemplo, Mycobacteria y el virus de la varicela-zóster). Además, los tratamientos antibióticos frecuentes pueden dar lugar a infecciones con patógenos resistentes a los antibióticos. [6]

Debido a la demencia, la inmovilidad, la incontinencia y las comorbilidades (por ejemplo, tejidos blandos o edema pulmonar), los residentes de los centros geriátricos tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades infecciosas. Las más frecuentes son neumonías, infecciones del tracto urinario, gastroenteritis e infecciones cutáneas. [5]

La primera consecuencia en caso de hospitalizaciones innecesarias es el estrés causado al residente y a sus familiares. En segundo lugar, «los residentes de los centros geriátricos pueden servir como vectores accidentales para el transporte de patógenos relevantes desde el punto de vista clínico de la residencia de ancianos al hospital, y de ahí al centro geriátrico, y tener un impacto en la carga de la enfermedad infecciosa de toda una comunidad» [6].

Es más sensato y seguro realizar un diagnóstico inicial llevando a cabo las mediciones de diagnóstico básicas in situ y compartirlas al instante con el médico de atención primaria o el hospital en formato digital.

Desde el punto de vista financiero

Aunque una breve hospitalización de un residente no siempre resulta en una pérdida de ingresos para la residencia de ancianos, las hospitalizaciones innecesarias ocasionan gastos para la compañía de seguros de salud o para el residente en caso de una póliza de seguros excesiva.

Sin embargo, la pérdida de ingresos para la residencia de ancianos puede producirse si el residente se infecta en el hospital y necesita un reingreso hospitalario durante más tiempo. Y, lo que es más peligroso, una infección contraída en el hospital puede propagarse a otros residentes del centro geriátrico. Esto puede dar lugar a más hospitalizaciones, con las considerables consecuencias financieras.

Desde el punto de vista organizativo

Los diagnósticos fragmentados y las hospitalizaciones innecesarias aumentan el estrés de los ya limitados recursos de personal de todas las partes: cuidadores de residencias de ancianos, personal de enfermería, médicos de atención primaria y hospitales. Estos factores conllevan un trabajo adicional, como la organización del traslado, la comunicación intensa y el número de chequeos de diagnóstico en varias ubicaciones. El «flujo de trabajo analógico», como el envío de documentos por fax y la realización de varias llamadas telefónicas para informar a su destinatario, sigue siendo una parte muy importante de la asistencia sanitaria [8] y da lugar a una pérdida de tiempo adicional.

¿Cómo puede contribuir la tecnología digital a los diagnósticos de las residencias de ancianos?

La tecnología digital permite un número de mediciones de diagnóstico eficaces sin la presencia del médico y la comunicación inmediata de sus resultados al médico de atención primaria remoto o al hospital.

El sistema MESI mTABLET combina el ECG, la presión arterial, la oximetría y la espirometría, así como el ITB y el IDB, en un mismo dispositivo. Todas las mediciones se guardan al instante en la historia electrónica del paciente y pueden remitirse inmediatamente a su médico de atención primaria o a un especialista.

MESI mTABLET system

El completo sistema de diagnóstico MESI mTABLET dispone de una serie de ventajas para la residencia de ancianos, su personal médico y sus residentes, en términos tanto de chequeos periódicos como de un enfoque de diagnóstico eficaz en situaciones repentinas en las que el estado de salud no está claro.

Chequeos periódicos

Gracias a la posibilidad de seis mediciones de diagnóstico en las residencias de ancianos, el estado de salud de los residentes puede supervisarse regularmente, ya que no son necesarios los traslados al médico de atención primaria. Las personas mayores son un grupo de riesgo para la EAP, especialmente si padecen diabetes; el sistema MESI mTABLET permite realizar exámenes del ITB o del IDB de un minuto in situ.

MESI mTABLET permite realizar exámenes del ITB o del IDB de un minuto in situ

Además de las seis mediciones de diagnóstico básicas indicadas anteriormente, MESI mTABLET también permite guardar otra información del paciente (por ejemplo, la temperatura, el peso y el estado de salud en general). Sus usuarios (médicos de atención primaria, personal de enfermería u otros profesionales sanitarios, en función del país) pueden crear protocolos de examen de pacientes personalizados en la aplicación Protocol, que los guía a través de cada paso de la entrevista y del examen al paciente, lo que ofrece el mismo nivel de atención a todos los residentes, aunque cambie el personal. También es posible tomar fotografías de heridas y de otras afecciones cutáneas con la aplicación Photo. Toda la información y las mediciones se guardan en un mismo lugar, el archivo digital del paciente, y pueden recuperarse al instante para compararse si aparece una afección o se produce un deterioro repentino de la salud.

Chequeo de diagnóstico completo en caso de estado de salud poco claro

El sistema MESI mTABLET cabe en una bolsa de transporte o en un carrito, lo que significa que no se necesita una sala de diagnóstico especial, ya que puede transportarse fácilmente a la habitación de un paciente en caso de emergencia.

Tanto si el médico de atención primaria se encuentra físicamente en la residencia de ancianos como si acude al centro cuando se produce un deterioro de la salud, puede recibir al instante los resultados de medición enviados por el personal de enfermería y revisarlos. Los resultados de medición son anónimos, por lo que pueden enviarse a un especialista o al hospital. De esta forma, se pueden tomar decisiones bien fundamentadas respecto al siguiente paso en el proceso de tratamiento y diagnóstico.

¿Cómo puede mejorar la tecnología digital la calidad de vida de los residentes de los centros geriátricos?

Hasta el siglo XX, las infecciones eran el motivo más frecuente de mortalidad. Con el desarrollo de los antibióticos, las vacunas, las técnicas antisépticas y otras mediciones de la salud, esta situación ya no se da en los países desarrollados. Las principales causas de mortalidad son ahora las afecciones crónicas y degenerativas. Sin embargo, debido a la confluencia de diversas comorbilidades, muchas personas mayores sufren un deterioro funcional y una dependencia que precisan de atención geriátrica [6], lo que convierte cualquier infección en una situación de alto riesgo, y prevenir hospitalizaciones innecesarias es una de las formas de evitarlas.

El sistema MESI mTABLET tiene un gran potencial para brindar asistencia a las residencias de ancianos y a los médicos de atención primaria en su tarea de cuidar a los residentes, tanto para proporcionar chequeos periódicos como para ofrecer diagnósticos completos en caso de un repentino deterioro de la salud. Para los médicos de atención primaria, esto facilita la decisión de si es necesaria una hospitalización o la visita de urgencia del médico de atención primaria, lo que reduce el estrés de los residentes y de sus familias, y mejora la calidad de vida de las personas que se dedican a la atención geriátrica.

Unos servicios de diagnóstico menos fragmentados no son solo más eficaces, sino también más económicos. La tecnología digital permite compartir información rápidamente, lo que agiliza la cooperación entre proveedores sanitarios. Las innovaciones serán decisivas en el futuro del sector de las residencias de ancianos, especialmente debido a la falta de recursos, y fomentarán los avances hacia una atención de la máxima calidad posible [7]. El sistema MESI mTABLET pretende convertirse en una valiosa herramienta en este ámbito.