We're sorry but mesimedical.com page doesn't work properly without JavaScript enabled. Please enable it to continue.
MESI logo
MESI logo
  1. Inicio
  2. es
  3. como puede bene ...

¿Cómo puede beneficiar la terapia de compresión a los pacientes de cuidado de heridas?


LinkedIn icon Twitter icon Facebook icon

Las heridas crónicas son heridas que no se curan en la misma cantidad de tiempo predecible que el resto de heridas. Lo que es exactamente una cantidad de tiempo predecible es altamente variable, puesto que no hay un consenso claro, y la literatura médica actual indica un intervalo de entre 4 semanas y 3 meses [1].  

Cómo-puede-beneficiar-la-terapia-de-compresión-a los-pacientes-de-cuidado-de-heridas

Más allá del tiempo de curación, las heridas crónicas representan un problema médico y socioeconómico que pone una enorme carga en los profesionales y los programas sanitarios, los cuales se ven obligados a desviar recursos de otros programas, posiblemente más importantes, de prevención y gestión de otras enfermedades. Las estadísticas son preocupantes y están volviéndose más graves con cada estudio de nueva publicación.  

Estadísticas de heridas crónicas

Por ejemplo, solo para los Estados Unidos, un estudio de 2009 presentó una cifra de 6,5 millones de pacientes con heridas crónicas [2]. Un nuevo estudio de 2018 presentó la cifra mucho mayor de 8,2 millones [3]. Este número solo incluye esos pacientes que se benefician de Medicare (la Seguridad Social de EUA; el 14,5% de sus beneficiarios según los datos de 2014) y no todas las personas que pueden verse afectadas son beneficiarias de otros programas de seguro médico o están sin ningún seguro médico [3].

Medicare gastó entre 28,1 mil millones y 31,7 mil millones de dólares en tratamientos de (todos los tipos de) heridas solo en 2014 [3]. De estos, una parte significativa se dirigió al tratamiento de heridas crónicas. De forma más específica, 2,08 mil millones de dólares (2,15 mil millones es la estimación de rango medio) fueron dedicados al tratamiento de úlceras arteriales (úlceras isquémicas) y 0,72 miles de millones de dólares (0,78 mil millones es la estimación de rango medio) en el tratamiento de heridas venosas (incluyendo infecciones asociadas) [3].

La disparidad en los costes de tratamiento entre heridas arteriales y venosas es aún más pronunciada cuando los costes se calculan según tipo de herida por beneficiario. El tratamiento de las úlceras arteriales cuesta 9.105 dólares por beneficiario, mientras que el tratamiento de las heridas venosas costó 1.138 o 1.252 dólares, si se añade el coste de tratamiento de infecciones asociadas [3].

El tratamiento de las úlceras arteriales cuesta 9.105 dólares por beneficiario, mientras que el tratamiento de las heridas venosas costó 1.138 o 1.252 dólares

La situación no es mejor en otros países desarrollados. Un estudio del Reino Unido estimó que, en cualquier momento determinado, hay como mínimo 190.000 personas en el Reino Unido con úlceras venosas de piernas, pero los investigadores notaron que, debido a la metodología utilizada y el alcance limitado de los datos disponibles, este número es probablemente mucho mayor [4].

El coste de la gestión de heridas crónicas también se estima que esté muy subestimado, con algunos estimando el coste para la NHS (Servicio Nacional de la Salud) entre 2,3 y 3,1 mil millones de libras para pacientes del sistema sanitario con heridas crónicas por año (con precios de 2005/2006) [5].

Sin embargo, aún más preocupante que el ambiguo número de pacientes y el coste de tratamientos, es el hecho de que muchos pacientes no recibieron un diagnóstico exhaustivo de sus úlceras e incluso no recibieron ningún tratamiento. Una encuesta exhaustiva del tratamiento de las heridas en el Reino Unido descubrió que el 40% de los pacientes con úlceras en las piernas o bien no había recibido la evaluación del índice (con presión) tobillo-brazo recomendado (IPTB o ITB) o bien que no estaba claro si se había llevado a cabo un registro[6]. Alrededor del 31% de pacientes con úlceras venosas en las piernas no recibían ninguna terapia de compresión [6].

En Alemania se identificaron significativos costes de tratamiento, además de una creciente prevalencia de heridas crónicas. Se ha estimado que, en base a los datos médicos de 9 millones de beneficiarios del seguro médico obligatorio (GVK), cerca del 0,7% de los pacientes con seguro estaban afectados con úlceras de piernas[7]. De los costes, un estudio presenta una estimación de 9.569 de euros para el tratamiento por úlcera y por paciente[8].

Se prevé que estos costes aumentarán en el futuro por varias razones, incluyendo un envejecimiento de la población -no solo en Alemania o en el Reino Unido, sino en todo el mundo. Por consiguiente los sistemas sanitarios nacionales deberían estar bien preparados y las recomendaciones de tratamiento y diagnosis relevantes deberían configurarse de manera que mejoren la calidad de los diagnósticos de los pacientes con úlceras en las extremidades inferiores. Un modo de lograr esto es a través del uso general y consciente de las mediciones del ITB.

El modo más conveniente y rápido de seleccionar el mejor enfoque terapéutico es en base al ITB.

Existen tres pasos simples para la evaluación correcta de las heridas.

Existen tres pasos simples para la evaluación correcta de las heridas.

Tipo de úlceras y tratamiento recomendado

Las úlceras venosas se tratan con terapia de compresión. Antes de que se lleve a cabo cualquier terapia de compresión, un médico debería determinar el nivel de compresión que puede aplicarse de forma segura a una pierna en particular. Para este fin es clave el resultado ITB (ITB 0,8 – 1,20 y superior), no solo desde una perspectiva de evaluación de las heridas, sino desde un punto de vista legal.

La mezcla de úlceras se define por un ITB entre 0,79 y 0,51, lo que significa que pueden tratarse con terapia de compresión pero con una presión reducida porque también hay riesgo de EAP.

Las úlceras arteriales también se relacionan con un ITB menor de 0,5, lo que significa que un paciente bajo examen es muy probable que sufra de EAP. Las úlceras venosas no pueden tratarse con terapia de compresión. Su potencial curativo puede mejorarse enormemente si se diagnostican adecuadamente y el personal médico educa a los pacientes en la maximización de la perfusión en las piernas deterioradas a causa de EAP [9].  

La importancia del índice tobillo-brazo (ITB)

La medición ITB es el primer paso más importante en la evaluación de heridas crónicas, puesto que ayuda a los médicos a diferenciar entre tipos de úlceras y a realizar mejores elecciones en los tipos de tratamiento. Esto ha sido reconocido por muchas organizaciones de la salud en todo el mundo que, incansablemente, elevan la conscienciación acerca de la importancia de una correcta evaluación de las heridas.

Por eso estamos intentando realizar una contribución dando a los profesionales la mejor herramienta para su trabajo – MESI ABPI MD®. El hecho de que esté siendo rápidamente adaptado por los profesionales de medicina general y los especialistas en el tratamiento de las heridas de todo el mundo no es solo una prueba de su usabilidad, sino un señal de que vamos por el camino correcto.

Encouraging safe compression