¿ENFERMEDADES RENALES CRÓNICAS y arterias obstruidas?

¿Tienen las ENFERMEDADES RENALES CRÓNICAS alguna relación con las arterias obstruidas?
Por desgracia, sí.
 
[perfectpullquote align=»full» bordertop=»false» cite=»» link=»» color=»» class=»» size=»»]El 24% de los pacientes con enfermedades renales crónicas (ERC) también sufren enfermedades arteriales periféricas (EAP).[/perfectpullquote]
 
Este número no debería sorprenderle, si tiene en cuenta que las ERC son un factor de riesgo independiente para el desarrollo de EAP, además de otros factores de riesgo cardiovasculares (fumar, hipertensión, diabetes y sobrepeso). Por el otro lado, las enfermedades cardiovasculares son también un factor de riesgo mayor para el desarrollo de ERC. De hecho, estas dos enfermedades tienen exactamente los mismos factores de riesgo.

Debido a que ambas enfermedades están causadas por los mismos factores, es extremadamente importante diagnosticar la una o la otra en pacientes, que ya tienen EAP o, aún más importante, ERC. Los pacientes con ERC tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar EAP (riesgo que aumenta con el empeoramiento de las funciones renales); es por eso que es importante que las arterias obstruidas se diagnostiquen en la etapa temprana.
 

La medición del índice tobillo-brazo

 
La diagnosis de enfermedades arteriales periféricas (EAP) empieza con la medición del índice tobillo-brazo (ITB). Si los pacientes se encuentran en el grupo de riesgo cardiovascular, deben medirse su ITB (Pautas ESC, 2017) y, en caso de pacientes con enfermedades renales crónicas, todos los pacientes en diálisis deberían, en todo momento, medir su ITB (Pautas KDOQI).

La medición del índice tobillo-brazo es una medición muy importante para el diagnóstico de cualquier obstrucción en las arterias, no solo en el departamento vascular, sino y por ejemplo en el caso de ERC, en departamentos de nefrología y centros de diálisis. El ITB puede ser una medición de realización complicada si se utiliza el estándar de oro -la sonda manual Doppler-, pero con un dispositivo de medición automatizada del ITB, la medición se vuelve rápida, extremadamente precisa y muy fácil de realizar. Las nuevas tecnologías hacen que sea posible para los médicos profesionales medir el ITB en todos los pacientes con diálisis y aún así tener tiempo de centrarse en su enfermedad principal.
 


El Prof. Dr. Bojan Knap, MD, especialista en Medicina Interna, comparte la importancia de la medición del ITB:

“Los diagnósticos vasculares, especialmente los no invasivos, pueden ser los cimientos de una mejor gestión de las enfermedades vasculares en pacientes con enfermedades renales crónicas, así como en pacientes con enfermedades renales terminales que estén recibiendo terapia de transplante. Debido a la común enfermedad obstructiva vascular periférica que afecta a las piernas, el índice tobillo-brazo es una herramienta de diagnosis excelente para controlar la condición vascular y para próximos diagnósticos y terapias, tanto en términos de tratamiento no farmacológico (estilo de vida) como farmacológico“.
 
*Haga clik aquí para acceder a la declaración entera


¿Tiene curiosidad sobre por qué los pacientes de ERC tienen un mayor riesgo de EAP? Visite uno de nuestros blogs previos.

Descárguese la infografía: Pacientes de ERC y la medición del ITB

El artículo está escrito en honor al Día Mundial del Riñón, 8 de marzo de 2018.



References

Aboyans, V., Ricco, J., Bartelink, M., Bjorck, M., Brodmann, M., Cohnert, T., Collet, J., Czerny, M., De Carlo, M., Debusa, S., Espinola-Klein, C., Kahan, T., Kownator, S., Mazzolai, L., Naylora, A., Roffi, M., Rotherb, J., Sprynger, M., Tendera, M., Tepe, G., Venermoa, M., Vlachopoulos, C. and Desormais, I. (2018). 2017 ESC Guidelines on the Diagnosis and Treatment of Peripheral Arterial Diseases, in collaboration with the European Society for Vascular Surgery (ESVS). Revista Española de Cardiología (English Edition), 71(2), p.111.

DeLoach, S. and Mohler, E. (2007). Peripheral Arterial Disease: A Guide for Nephrologists. Clinical Journal of the American Society of Nephrology, 2(4), pp.839-846.

Garimella, P. and Hirsch, A. (2014). Peripheral Artery Disease and Chronic Kidney Disease: Clinical Synergy to Improve Outcomes. Advances in Chronic Kidney Disease, 21(6), pp.460-471.

K/DOQI Clinical Practice Guidelines for Cardiovascular Disease in Dialysis Patients. (2005). American Journal of Kidney Diseases, 45, pp.16-153.