- 

Los analistas lo confirman: habrá un antes y un después de la crisis del COVID-19 en el desarrollo y el uso de la telemedicina.

La telemedicina es un término que describe varias prácticas médicas remotas que se basan en las tecnologías de la comunicación y la información. La telemedicina incluye la teleconsulta (el médico realiza una consulta de forma remota, a menudo mediante videoconferencia), la teleconsulta especializada (intercambio remoto entre dos profesionales de la salud, uno de los cuales requiere un acceso rápido a la opinión de un especialista) y la telemonitorización (monitorización de ciertas variables de un paciente de forma remota).

El alza de la telemedicina con la crisis del COVID-19

Con el fin de ralentizar la expansión del virus, reducir el riesgo de contaminación en las salas de espera, identificar o realizar el seguimiento de pacientes con enfermedades crónicas, los profesionales de la salud están dando uso de forma extensa a las teleconsultas en estos días.  En Francia, por ejemplo, el número de teleconsultas registradas por el sistema de Seguro Nacional de la Salud ha aumentado de forma exponencial (+15% entre febrero y marzo).

El número de teleconsultas registradas dentro del Seguro Nacional de la Salud francés.

Teleconsultas asistidas

Sin embargo, la teleconsulta entre el paciente y el médico tiene sus propios límites, puesto que el paciente normalmente no tiene las herramientas y no sabe cómo realizar simples exámenes clínicos. Puede que algunos pacientes estén equipados con monitores de presión sanguínea, pero su calidad o uso por parte del paciente no siempre son óptimos. Además, la población con las necesidades médicas más importantes -los ancianos- no están necesariamente familiarizados con las nuevas tecnologías, ni tampoco pueden realizar los exámenes necesarios para una consulta ellos mismos.

De ahí surge la necesidad de la teleconsulta asistida por un profesional sanitario (también conocida como teleconsulta con acompañamiento); se trata de una consulta entre un médico y sus pacientes en presencia de un tercero: un profesional de la salud. Esta persona puede ser una enfermera de cuidados domiciliarios, un cuidador en un asilo de ancianos, etc. El profesional de la salud en contacto con el paciente actúa como un enlace con el médico y puede realizar pruebas simples de diagnóstico, como la presión sanguínea o las mediciones de ECG. Esto se conoce como telediagnosis o telecuidado.

Assisted-teleconsultation

MESI mTABLET: una herramienta de telediagnosis

El sistema MESI mTABLET es ideal para el telecuidado. Equipado con distintos módulos de diagnóstico inalámbrico, el profesional de la salud puede llevarse el sistema MESI mTABLET a cualquier sitio. El sistema MESI mTABLET se desarrolló cooperativamente con enfermeras y doctores para satisfacer sus necesidades específicas.  El resultado es una interfaz simple y optimizada para el uso diario en la teleconsulta y la telediagnosis.

El profesional de la salud en contacto con el paciente puede, por consiguiente, realizar pruebas como el ECG en reposo, la presión arterial, la saturación, la medición del índice tobillo-brazo o hacer la evaluación del tratamiento de las heridas con documentación fotografica. El médico de cabecera o especialista, localizado en un sitio remoto, tiene acceso a las mediciones e informes en tiempo real, en las que puede basar su diagnóstico para inmediatamente tomar medidas adecuadas.