- 

Hoy en día, la salud pulmonar está en el ojo del huracán como nunca antes, principalmente debido al caos que la actual pandemia de la COVID-19 ha provocado en cada área de la sociedad humana. Por desgracia, la COVID-19 no solo es la única enfermedad pulmonar compleja, ya que existen otras afecciones que también presentan un mal pronóstico. Un buen ejemplo es la hipertensión arterial pulmonar, una enfermedad poco común, pero que viene acompañada de una gran dificultad y un alto gasto en términos de diagnóstico, control y tratamiento.

la-prueba-de-marcha-de-6-minutos-en-la-hipertension-arterial-pulmonar

En este blog, conocerá:

  • ¿Qué es la hipertensión pulmonar?
  • La morbilidad y la carga de la hipertensión pulmonar.
  • La prueba 6MWT en el tratamiento de la hipertensión pulmonar.

¿Qué es la hipertensión pulmonar?

La hipertensión arterial pulmonar (también conocida como HP, HTP o HAP) es una afección cardiopulmonar caracterizada por un aumento progresivo de la resistencia vascular pulmonar y de la presión arterial que da lugar a una insuficiencia cardíaca derecha y a una muerte prematura [1, 2, 3]. La causa exacta de la HP primaria es desconocida (pero la enfermedad puede tener carácter hereditario en algunas personas), al igual que su prevalencia a nivel mundial, aunque existen datos concretos para algunos países [4, 5, 6]. La prevalencia estimada de la HP es de aproximadamente 12,4 pacientes por millón en Estados Unidos, 15 pacientes por millón en Francia y hasta 52 pacientes por millón en Escocia [7, 8, 9]. Estas cifras son bastante bajas en comparación con, por ejemplo, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), que se estima que afecta a hasta el 7,6 % de la población mundial [10].

Existen muchas posibles causas de la HP, de carácter cardiovascular o pulmonar, y en un número casi equiparable al de otras etiologías, lo que lleva a las organizaciones sanitarias y a los organismos profesionales a categorizar la enfermedad en varios grupos distintos. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la HP se categoriza en cinco grupos [11, 12]:

  • Grupo 1: HP idiopática, hereditaria, inducida por fármacos o toxinas, o asociada a diversas enfermedades, como la infección del VIH y la enfermedad del tejido conectivo [13]
  • Grupo 2: HP causada por cardiopatía izquierda, disfunción diastólica o sistólica ventricular izquierda, y cardiomiopatías congénitas [13].
  • Grupo 3: HP causada por enfermedades pulmonares o hipoxia crónica, EPOC, enfermedades pulmonares intersticiales y trastornos de hipoventilación alveolar, entre otras afecciones [13].
  • Grupo 4: HP causada por obstrucción arterial crónica, es decir, hipertensión pulmonar tromboembólica crónica (HPTC) [13].
  • Grupo 5: HP con mecanismos poco claros o multifactoriales, que constituye el grupo de causas más amplio y complejo [13]. Este grupo incluye, entre otros, trastornos hematológicos (por ejemplo, anemia hemolítica crónica), trastornos sistémicos (por ejemplo, sarcoidosis) y trastornos metabólicos (por ejemplo, trastornos tiroideos).

El tratamiento de cada tipo de HP suele variar considerablemente, aunque hay cierto solapamiento. El denominador común de todos los tipos es el coste significativo y la elevada carga soportada por el paciente y el sistema sanitario.

¿Qué son la morbilidad y la carga de la hipertensión pulmonar?

No existe cura para la HP, independientemente de su etiología, y los profesionales sanitarios solo pueden, como mucho, mitigar los síntomas y tratar la enfermedad causante subyacente. Las opciones de tratamiento son tanto farmacológicas como quirúrgicas, incluyendo la tromboendarterectomía pulmonar y, en última instancia, el trasplante de pulmón [14, 15]. Independientemente del régimen de tratamiento exacto para cada paciente, los costes son significativos.

Se estima que en Estados Unidos los costes medios totales de la asistencia sanitaria asociados a la HP por paciente son de aproximadamente 98 243 USD durante el período de seguimiento de 12 meses [16]. Los datos de otros países son más escasos y ambiguos. Un estudio descubrió que los costes de tratamiento totales de 384 pacientes hospitalizados en Francia en 2013 oscilaban en torno a los 3 640 382 euros [17].

También es significativo el sufrimiento tanto fisiológico como psicológico de los pacientes [18-22]. Presentan mayores índices de depresión, pánico y trastornos de ansiedad, y una calidad de vida generalmente reducida [23-25]. Asimismo, existen pruebas que demuestran que los síntomas depresivos están asociados a un peor rendimiento físico evaluado mediante la prueba 6MWT [26].

¿Cómo se utiliza la prueba 6MWT en los pacientes con hipertensión pulmonar?

La correlación entre la prueba 6MWT y la depresión no es el único indicador diagnóstico útil de esta herramienta de evaluación sencilla, pero completa, en los pacientes que sufren HP. La prueba 6MWT resulta útil como indicador pronóstico de la mortalidad relacionada con la HP y del riesgo de hospitalización a largo plazo. Un estudio halló que los pacientes que podían caminar al menos 400 metros en el tiempo asignado (6 minutos) tenían de media un mejor pronóstico [27]. También se utiliza para realizar el seguimiento del progreso de la enfermedad y evaluar la capacidad funcional, que puede tener valor por sí misma o servir de parámetro sanitario en una investigación diagnóstica más exhaustiva [28, 29].

Los cambios en la capacidad funcional llevan utilizándose mucho tiempo para evaluar la eficacia de nuevos productos farmacéuticos e intervenciones terapéuticas en una variedad de enfermedades, y la HP no es ninguna excepción [30, 31]. La prueba 6MWT es una métrica útil a la hora de evaluar la eficacia de los tratamientos y de los regímenes de tratamiento para pacientes específicos, los cuales deberían experimentar, por consiguiente, un grado de mejora significativo en su capacidad funcional. Lo que constituye una mejora significativa es objeto de algún que otro debate y puede variar de un paciente a otro. En otras palabras, los médicos deberían procurar mejorar el bienestar del paciente y tener en cuenta el cambio relativo en la distancia caminada como resultado de sus esfuerzos, en lugar de centrarse en la distancia caminada absoluta [32].

La prueba 6MWT es una valiosa herramienta para el tratamiento de la hipertensión pulmonar y la evaluación de la eficacia de los regímenes de tratamiento, así como para realizar el seguimiento de la progresión de la enfermedad.