- 
La-saturacion-de-oxigeno-en-sangre-en-la-punta-de-sus-dedos

Existen muchas cosas de las que los seres humanos podemos prescindir y seguir sobreviviendo, pero el oxígeno no es una de ellas. Todos nosotros lo respiramos de la misma atmósfera y tenemos necesidades básicas similares. Por tanto, cualquier desviación significativa en la saturación de oxígeno es motivo de preocupación.

El portador de oxígeno en el cuerpo humano es la hemoglobina, y el porcentaje de sitios de unión (de hemoglobina) en el torrente sanguíneo que están ocupados con oxígeno tiene una gran trascendencia clínica, sobre todo si es inusualmente bajo [1]. Existen dos métodos diferentes para medir la saturación de oxígeno, que difieren en cuanto a su complejidad e invasividad, pero, antes de nada, debemos definir de forma adecuada qué es la saturación de oxígeno y cómo se mide.

La saturación de oxígeno es sencillamente la fracción de hemoglobina saturada en oxígeno con respecto a la hemoglobina total en sangre del paciente, representada en forma de porcentaje. No obstante, este valor porcentual varía en función de la ubicación en la que se ha realizado la medición. La medición de la saturación de oxígeno arterial (SaO2) conlleva la extracción de sangre y su análisis con un analizador de gas en sangre [2]. Los valores normales están comprendidos entre el 100 % y el 94 %, mientras que un valor del 90 % o inferior indica hipoxemia [3, 4]. Se trata del método más preciso de medición de la saturación de oxígeno, aunque presenta un inconveniente significativo: la necesidad de extraer sangre cada vez que se realiza una medición.

Esta desventaja sitúa la medición de la SaO2 al mismo nivel que la medición de la saturación de oxígeno venosa mixta (SvO2), aunque esta última difiere considerablemente en lo que respecta a la ubicación de la punción y a la tecnología de medición utilizada. De forma más específica, el procedimiento no requiere la extracción de sangre propiamente dicha, pero es igual de invasivo e, incluso, más complejo. En primer lugar, se introduce un catéter de arteria pulmonar (CAP) dirigido por flujo en la arteria pulmonar, seguido de una sonda de fibra óptica conectada a un monitor oximétrico.

Aplicando los principios de la espectrofotometría de reflectancia (que determina la cantidad de hemoglobina saturada a través de la absorción ligera en la sangre examinada), el sistema de diagnóstico mide a continuación el resultado del consumo y del suministro de oxígeno (O2) (es decir, lo bien que el cuerpo suministra oxígeno a los tejidos). Unos valores normales de la SvO2 están comprendidos entre el 70 % y el 80 %, y cualquier desviación significativa es indicio de posibles problemas patológicos: un porcentaje inferior es común en pacientes con anemia, y un porcentaje superior suele aparecer en aquellos individuos con shock distributivo [5, 6].

Al otro extremo del espectro se encuentran la saturación de oxígeno en los tejidos (StO2) y la saturación de oxígeno periférica (SpO2), dos métodos no invasivos que suelen ser más prácticos, pero que no igualan a las mediciones de la SaO2 y de la SvO2. La medición de la StO2 se basa en la espectroscopia cercana al infrarrojo (NIRS), un método óptico que utiliza la luz para iluminar compuestos químicos. El sensor óptico simplemente se presiona contra la piel sin necesidad de utilizar procedimientos especiales.

Puesto que se trata de una tecnología relativamente nueva, existen ambigüedades en cuanto a los valores normales de los individuos sanos, y su uso está menos generalizado que el de otros métodos de medición de la saturación de oxígeno. Este método es adecuado para monitorizar la oxigenación del pie en pacientes sometidos a la revascularización endovascular como parte de la isquemia crítica del miembro, la complicación más grave de la enfermedad arterial periférica (EAP).

Por otra parte, la saturación de oxígeno periférica (SpO2) constituye un método más versátil y más ampliamente utilizado que presenta varias ventajas importantes en comparación con otros métodos. La oximetría de pulso, el nombre que recibe el método de medición de la SpO2, es bastante similar al método para medir la StO2: utiliza dos fuentes de luz (roja y cercana al infrarrojo) y mide su absorción en el tejido. El dispositivo realiza varias mediciones por segundo y calcula la saturación de oxígeno a partir de la diferencia detectada entre la mayor saturación de oxígeno en la sangre arterial del tejido menos oxigenado del sistema venoso.

La oximetría de pulso se utiliza en una amplia variedad de aplicaciones, que abarcan desde el diagnóstico de la apnea del sueño y la detección de la hipoxemia en pacientes perioperatorios hasta la evaluación de la gravedad del asma o de la EPOC, pasando por la valoración de una terapia de oxígeno complementaria en pacientes dependientes de ventilación [12, 13, 14, 15]. No obstante, no existen dos oxímetros de pulso iguales, y pueden darse diferencias notables en los resultados de medición, especialmente entre dispositivos económicos y de alta gama, que son más precisos.

La herramienta de diagnóstico MESI mTABLET SPO2

Los dos factores principales que afectan a la calidad de las lecturas del oxímetro de pulso son los movimientos (artefacto de movimiento) del dedo o del lóbulo de la oreja, en función del lugar en el que se haya colocado el sensor durante la medición, y la baja perfusión (17, 18 y 19). Los avances en el ámbito del software y del filtrado algorítmico han conseguido, en general, mitigar el problema, pero en distinto grado. Por ejemplo, no se ajustan a los algoritmos complejos que utiliza MESI mTABLET SPO2 para proporcionar a los médicos clínicos resultados precisos, aunque, evidentemente, esto no es todo lo que ofrece el dispositivo. Entre las funciones relacionadas con la SPO2, se incluyen la frecuencia del pulso y procedimientos de medición avanzados, tales como la prueba de caminata de 6 minutos, etc.

Asimismo, MESI mTABLET incluye compatibilidad integrada con MESI mRECORDS, un sistema de uso compartido y gestión de historiales médicos electrónicos. Esta función permite guardar automáticamente los resultados de la SPO2 en el historial médico electrónico del paciente y compartir datos fácilmente con especialistas adecuados u otros profesionales sanitarios, aunque no sean usuarios de MESI mTABLET.

La oximetría de pulso es un valioso método de diagnóstico no invasivo para evaluar la saturación de oxígeno que resulta adecuado para utilizarse en el ámbito de la medicina general y en centros para pacientes hospitalizados y ambulatorios. Los usuarios de este último grupo solo necesitan un sencillo oxímetro de pulso, mientras que los primeros precisan de unos requisitos bastante más rigurosos que solo pueden satisfacerse con dispositivos de la talla de MESI mTABLET SPO2, que ofrece funciones con ventajas que van más allá de la oximetría de pulso.