- 
pad-awareness-month-the-latest-aha-scientific-statement-highlights-screening-and-prevention-as-essential

El mes de septiembre fue el Mes de la Concienciación sobre la EAP. Se trata de una excelente oportunidad para dar a conocer al público general esta frecuente afección que sufre de una falta de diagnóstico con mucha frecuencia. Para MESI Ltd., en cambio, la prevención y la detección precoz de la EAP son dos aspectos en los que trabajamos y nos formamos a diario.

Por este motivo, aprovecharemos la ocasión del reciente Mes de la Concienciación sobre la EAP para revisar la integración de los últimos hallazgos relacionados con esta enfermedad en las directrices y políticas sanitarias. Hoy, vamos a centrarnos en la declaración científica realizada por la Asociación Estadounidense del Corazón sobre la enfermedad arterial periférica de miembros inferiores (EAMI). Esta declaración, que se publicó hace tan solo unos meses, presenta las últimas recomendaciones y directrices de interés mundial, haciendo énfasis en el chequeo para la detección precoz y la prevención como factores clave para combatir la EAP. 

Un vídeo vale más que mil palabras, por lo que también vamos a presentarle una videoconferencia del Dr. Matjaž Špan, en la que se habla sobre esta declaración y la correcta realización del examen de presión arterial de los miembros inferiores.

En este blog, obtendrá información sobre los siguientes temas: 

  1. Acerca de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) 
  2. Motivos de la última declaración científica de la AHA sobre la EAP 
  3. Hallazgos y recomendaciones clave extraídos de la declaración 
  4. Importancia del chequeo para la detección precoz de la EAP en la atención primaria: vídeo del Dr. Matjaž Špan 

Acerca de la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) 

Fundada en 1924, la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA) informa al público general sobre cómo llevar un estilo de vida sano, apoya la investigación médica cardiovascular, promueve la atención cardíaca y busca influir en la comunidad médica y en otras partes interesadas a través de directrices sobre las enfermedades cardiovasculares y su prevención.

Este 2021 se cumplen cinco años de la publicación de 2016 AHA/ACC Guideline on the Management of Patients With Lower Extremity Peripheral Artery Disease (Directriz sobre el tratamiento de pacientes con la enfermedad arterial periférica de miembros inferiores de la Asociación Estadounidense del Corazón y del Colegio Estadounidense de Cardiología de 2016). No obstante, en junio de este año, la Asociación Estadounidense del Corazón publicó una declaración científica dedicada a la EAP. Dicha declaración ha sido elaborada por un grupo de trabajo formado por expertos en cardiología, medicina vascular, cirugía vascular y medicina interna general.

Motivos de la última declaración científica de la AHA sobre la EAP

El objeto de la declaración consiste en sensibilizar e iniciar la lucha contra la EAP a nivel de la atención primaria. La EAP es una enfermedad que afecta a hasta 230 millones de adultos en todo el mundo. Aunque su prevalencia es alarmante y está relacionada con un alto riesgo de, por ejemplo, accidente cerebrovascular, cardiopatías coronarias y amputaciones, ni los pacientes ni los médicos tienen suficientemente en cuenta su importancia. Como resultado, la EAP ha sido poco estudiada, subestimada, infradiagnosticada y subtratada. Esto se debe a varios factores:  

  • El índice tobillo-brazo, la prueba de diagnóstico de primera línea para la EAP, no está disponible en el acto en las consultas. Por este motivo, las pruebas no se realizan con la suficiente frecuencia ni en todos los grupos de riesgo.
  • El término «enfermedad arterial periférica» puede dar la impresión de que esta afección no es tan letal o importante. Nada más lejos de la realidad. El término «periférica» simplemente significa que no es una enfermedad cardíaca propiamente dicha. 
  • Otras afecciones, como el accidente cerebrovascular y el infarto de miocardio, reciben mucha más atención pública y profesional en comparación con la EAP. Son mucho más conocidas, pero, tal como hemos indicado anteriormente, la EAP puede ser la precursora de afecciones cardíacas, por lo que resulta de vital importancia diagnosticarla en una fase temprana.
  • Los síntomas de la EAP, como el dolor, los calambres o la dificultad al caminar, pueden descartarse como consecuencias de la artritis, la enfermedad degenerativa espinal o el envejecimiento en general. De esta forma, es posible que los pacientes de edad avanzada no sean derivados para que se les realicen más pruebas pese a ser un grupo de riesgo. 
  • A menudo, las personas que sufren esta enfermedad no experimentan ningún síntoma. 

Hallazgos y recomendaciones clave extraídos de la declaración 

La recomendación clave de la declaración es que debe implementarse con urgencia el chequeo para la detección precoz de la EAP, junto con la medición del ITB, en las poblaciones de alto riesgo. El IDB o la medición simultánea del ITB y del IDB deben emplearse si se sospecha de la existencia de calcificación arterial medial como, por ejemplo, en los casos de enfermedad renal crónica (ERC) o la diabetes. 

Otro hallazgo clave es que muchos de los riesgos de la EAP coinciden con los riesgos cardiovasculares. Entre estos riesgos, cabe destacar los siguientes:

  • Consumo de tabaco: en el caso de los exfumadores, el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca coronaria vuelve a normalizarse en el plazo de 20 años; con la EAP, se necesitan 30 años para que el riesgo vuelva a estar al mismo nivel que en el caso de los exfumadores. 
  • Diabetes: el riesgo de la EAP es dos o tres veces superior para las personas que sufren diabetes que para las que no padecen la enfermedad. 
  • Hipertensión: parece existir un fuerte vínculo entre la EAP y una presión arterial elevada. 
  • Estilo de vida sedentario y falta de actividad física (que también puede deberse a una depresión). 
  • Contaminación del aire: vivir en entornos urbanos duplica o triplica el riesgo de sufrir la EAP; la situación es similar en las poblaciones que viven próximas a las carreteras. 

La EAP suele subestimarse, pero la declaración ha descubierto y advierte que está relacionada con graves complicaciones:  

  • Según los estudios, los casos de EAP han aumentado anualmente desde 1990, junto con años de vidas perdidas, años vividos con discapacidad y años de vida ajustados por discapacidad. 
  • En Estados Unidos, se ha recomendado realizar una estimación de la prevalencia de la EAP debido a la incidencia epidémica de diabetes y obesidad.
  • La EAP (en contraposición a la ausencia de la enfermedad) se ha asociado a graves consecuencias para las piernas. Cabe señalar que el número de amputaciones relacionadas con la diabetes y asociadas a la EAP ha empezado a aumentar. 
  • La EAP y su gravedad están relacionadas con la demencia y el deterioro cognitivo. 

Importancia del chequeo para la detección precoz de la EAP en la atención primaria: vídeo del Dr. Matjaž Špan 

La EAP es gradual, pero de naturaleza progresiva. Por este motivo, resulta difícil detectarla sin someterse a pruebas. En relación con la declaración, la importancia de realizar un examen de presión arterial de los miembros inferiores a tiempo es el tema que se trata en este vídeo del Dr. Matjaž Špan, especialista en cirugía vascular y cardiovascular:

El mensaje transmitido en el vídeo y en la declaración es que existen varias deficiencias de aplicación en cuanto al control de la EAP, especialmente a nivel de la atención primaria. 

Debe hacerse más para aumentar la concienciación sobre la EAP tanto a nivel de médicos como de pacientes. El ejercicio físico debe fomentarse como un factor de peso en la prevención de la EAP y el tratamiento preventivo. No obstante, cuando se diagnostica esta afección, el tratamiento físico supervisado y el ejercicio en casa son gravemente infrautilizados, a diferencia de los tratamientos médicos para la EAP. 

Las poblaciones de alto riesgo deberían someterse a un chequeo para la detección precoz de la EAP a nivel de la atención primaria empleando la medición del ITB. El IDB debería utilizarse más ampliamente, en particular para un ITB > 1,4, haciendo énfasis en los pacientes con diabetes o enfermedad renal crónica. El IDB también merece una mayor atención a nivel de estudios.